Información general

Las Escuelas Públicas Alianza (EPA) son escuelas públicas del sistema de escuelas pertenecientes al Departamento de Educación de Puerto Rico, que están basadas en lo que comúnmente se conoce como ofrecimiento chárter. De acuerdo a la Ley 85-2018, mejor conocida como la Ley de Reforma Educativa, estas escuelas son no sectarias, completamente libre de costo y de matrícula y abiertas a cualquier estudiante que desee asistir. Las escuelas EPA permiten a los padres, maestros y la comunidad transformar nuestro sistema de escuelas públicas, ofreciendo herramientas para las familias que buscan acceso a una educación de calidad para sus hijos.

Una vez se abre una convocatoria para las entidades interesadas en establecer una escuela EPA, tienen la alternativa de identificar establecer la EPA en un plantel existente y operante del DEPR (entiéndase una conversión de escuela tradicional a EPA), establecer una escuela nueva en facilidades privadas, o solicitar un plantel en desuso para estos fines. Cada una de las alternativas tiene particularidades distintas, pero se asemejan en que todos los componentes comunitarios deben ser consultados propiamente por la entidad interesada en establecerse allí, para así poder ofrecer las mejores alternativas dirigidas a atender las necesidades particulares de esa comunidad.

Como padre, asegúrese de estar familiarizado con los objetivos individuales y las reglas afiliadas a la escuela EPA específica que usted está considerando antes de matricular a su hijo. Las razones por las que los padres eligen escuelas de esta modalidad para sus hijos son tan únicas como los propios estudiantes. Eligen la escuela de su hijo por una variedad de razones, incluyendo maestros fuertes y dedicados, el enfoque de la escuela coincide con las necesidades de su hijo, o simplemente porque su hijo estaba interesado en probar algo nuevo. Las escuelas EPA brindan a las familias opciones en la educación pública, lo que permite a los padres tomar un papel más activo en la educación de sus hijos.

Las escuelas EPA de conversión son escuelas públicas tradicionales que se han sido solicitadas por entidades para convertir su ofrecimiento a través de una Escuela Pública Alianza. La comunidad escolar de dicha escuela debe participar del proceso de conversión de la misma demostrando estar de acuerdo con que la propuesta sea implementada en la escuela seleccionada. A través del proceso de evaluación de las propuestas el DEPR tomará la decisión de autorizar o no la conversión de las escuelas que se soliciten.

En Puerto Rico, las escuelas EPA están obligadas a contratar maestros certificados para asignaturas preparatorias básicas y universitarias como todas las escuelas públicas tradicionales. Las escuelas EPA que tienen un ofrecimiento adicional al que brindan las escuelas tradicionales pueden exigir certificaciones adicionales a los maestros que impartan ciertos cursos, pero al menos deben estar certificados cumpliendo con los estándares básicos establecidos en el DEPR para la contratación de maestros.

Los autorizadores son instituciones que evalúan y aprueban quién puede comenzar una nueva Escuela Pública Alianza. Tienen la responsabilidad de establecer expectativas, supervisar el desempeño escolar, fiscalizar el presupuesto y uso de los fondos otorgados y decidir qué escuelas deben seguir sirviendo a los estudiantes o no. De acuerdo a la ley estatal aplicable en Puerto Rico, el único ente autorizador puede ser el Departamento de Educación de Puerto Rico, por lo cual todas las escuelas autorizadas pertenecerán al sistema de enseñanza público del país.

Administración

La gran mayoría de las escuelas EPA son operados por entidades o corporaciones de beneficio público-educativo sin fines de lucro. Otras entidades que la Ley 85-2018 (artículo 13.05) autoriza en nuestra jurisdicción a poder administrar y operar una escuela EPA son municipios, alianzas municipales o alianzas entre municipios o consorcios municipales con otras entidades educativas públicas u otras entidades educativas no gubernamentales sin fines de lucro, instituciones de educación escolar elemental, intermedia y superior sin fines de lucro, organizaciones de padres o maestros debidamente registradas para estos fines, cooperativas educativas y organizaciones de maestros, sindicato de maestros o cualquier grupo de maestros debidamente organizado y certificado por el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos conforme a las disposiciones de la Ley 45-1998, según enmendada.

Presupuesto

En Puerto Rico, las escuelas públicas tradicionales así como las EPA se financian bajo la fórmula de costo por estudiante que asigna presupuesto combinando fondos estatales y federales a cada escuela basándose en el número de alumnos en cada nivel de grado. El presupuesto por estudiante varía, ya que se establece el número de acuerdo a las necesidades particulares de cada estudiante y se proporciona financiación adicional para estudiantes con necesidades elevadas, como alumnos de bajos ingresos, educación especial y estudiantes con limitaciones lingüísticas, niños o jóvenes sin hogar, entre otros. El financiamiento público generalmente sigue al estudiante a la escuela pública que los padres eligen, ya sea una escuela EPA o una escuela tradicional. Cuando las escuelas EPA son financiadas, no hay pérdida total de dinero de la escuela pública porque estas escuelas pertenecen al sistema público de enseñanza del País.

Asuntos académicos

A cada escuela EPA se le permite la libertad de crear su propia metodología educativa. Los maestros, estudiantes, padres y administradores deben tener decisión sobre los tipos de métodos de instrucción, materiales y programas académicos que la escuela ofrece. Los modelos de escuelas EPA incluyen, pero no se limitan a: modelos STEAM, STEAM o STREAM, liderazgo, preparación universitaria, inmersión en dos idiomas, artes escénicas, matemáticas, ciencia, tecnología y mucho más. Además, todos los programas académicos deben alinearse con los estándares estatales comunes, y los estudiantes de escuelas EPA tienen que  participar en las pruebas estandarizadas requeridas por el estado. EL modelo educativo a implementarse en le EPA debe ser aprobado por el autorizador (DEPR) previo a la otorgación de una carta constitutiva y el comienzo de operaciones de la escuela.

Las escuelas EPA, a diferencia de las escuelas públicas tradicionales, son responsables académicamente de dos maneras. Son responsables de rendirle cuentas a su autorizador y, lo que es más importante, a las familias a las que sirven. Cuando una entidad presenta su solicitud para establecer una EPA, deben definir sus metas académicas. Para ser autorizados, sus metas deben ser rigurosas y medibles. Para mantenerse operando, deben cumplir o exceder esos objetivos, que serán evaluados constantemente a través de monitorias y reportes de logros a nivel institucional. Los padres y la comunidad en general tendrán acceso a esta información todo el tiempo.

La ley de Puerto Rico otorga autonomía y flexibilidad a las escuelas EPA a cambio de una mayor rendición de cuentas. Los contratos o cartas constitutivas deben renovarse al menos cada cinco años por el autorizador para asegurar que estas escuelas tengan buenos resultados académicos, y que están operando de manera fiscalmente y operativamente responsable.

Fiscalización

Las escuelas EPA deben operar de acuerdo con las leyes estatales y federales. Deben respetar las leyes de salud y seguridad, y no pueden discriminar por motivos de raza, color, religión, sexo o nacionalidad. Los entidades administradoras de las escuelas EPA a menudo están sujetos a diversas leyes que se aplican a organizaciones de beneficios públicos sin fines de lucro, como las prácticas financieras éticas y las reglas del cuerpo público, y las leyes de reuniones abiertas. Además, las escuelas EPA deben tener una auditoría financiera independiente anual de acuerdo con las reglas del estado. Estas escuelas también tienen supervisión de sus autorizadores (en este caso, el DEPR). Los autorizadores revisan los informes financieros, los planes de rendición de cuentas, y tienen la autoridad para realizar auditorías para determinar si la escuela debe renovarse al final del término de contrato (cada cinco años). Un autorizador puede revocar una escuela EPA por violaciones de la ley, mala administración fiscal, o si la escuela no está cumpliendo con los resultados académicos de los alumnos o los términos de su carta contrato.

Admisión y matrícula

Las escuelas EPA están abiertas a todos los niños y están comprometidas a servir a un cuerpo estudiantil que refleje a la comunidad local. La ley 85-2018 establece que se le dará prioridad a los niños de la comunidad cercana, estudiantes previamente matriculados en esta escuela y sus hermanos. Por ley, las escuelas EPA no pueden tener procesos de admisión que discriminan ilegalmente a los estudiantes. Las escuelas EPA aceptan a todos los estudiantes que quieran asistir. Si hay más estudiantes que quieren asistir que asientos disponibles, una escuela EPA utilizará un proceso para seleccionar aleatoriamente a los estudiantes, a menudo un sistema de lotería. Cada escuela deberá desarrollar una política de lotería que entrará en vigor únicamente cuando haya mas niños interesados en matricularse en esa escuela que espacios disponibles. Esta política debe reflejar todas las disposiciones establecidas en la Ley, según corresponda, excluyendo a aquellos niños descritos anteriormente como prioridad.

Si una escuela EPA recibe más estudiantes que los espacios disponibles al momento de realizar la matrícula, es requerido por ley celebrar una lotería para determinar qué estudiantes tendrán la oportunidad de asistir. Muchas escuelas EPA tienen listas de espera y pueden admitir más estudiantes de la lista de espera de acuerdo al proceso que establezcan una vez se hagan disponibles mas espacios.

No, en Puerto Rico las escuelas Públicas Alianza son completamente libre de costo y públicas.

No, las escuelas EPA no tienen requisitos de admisión ni exámenes de ingreso. Lo que sí puede ocurrir es que estas escuelas estén en alta demanda y cuando esa demanda excede los espacios disponibles en la escuela, la Ley 85-2018 establece que debe ocurrir una lotería aleatoria y ciega para determinar qué estudiantes son admitidos o pueden preferimos a los estudiantes por necesidad o ubicación. Además, debe conocer que si un estudiante cumple con las preferencias establecidas en la Ley, debe ser admitido en la escuela sin tener que pasar por el proceso de lotería antes mencionado.

Educación Especial

Como escuelas públicas, las escuelas EPA están obligadas a inscribir y servir a estudiantes con discapacidades de la misma manera que las escuelas públicas tradicionales y en cumplimiento con todas las leyes estatales y federales aplicables. De hecho, debido a que las escuelas EPA tienen más flexibilidad que las escuelas públicas tradicionales, están diseñadas para ofrecer estrategias educativas innovadoras y proporcionar apoyo individualizado para satisfacer las necesidades de todos los estudiantes, incluyendo aquellos con discapacidades y otros desafíos únicos. Con el fin de apoyar a los estudiantes con necesidades especiales, las escuelas EPA a menudo personalizarán su programa educativo o crearán programas especializados.

En Puerto Rico las escuelas EPA son parte del LEA central, por lo tanto el DEPR como autorizador mantiene la responsabilidad de la educación especial y retiene el control total sobre los programas de educación especial en la escuela EPA.

Todos los servicios que actualmente están disponibles a través del DEPR seguirán ofreciéndose a los estudiantes de las Escuelas EPA de la misma forma que se han ofrecido hasta el presente. El cumplimiento de estas entidades dentro de la Administración de las Escuelas EPA no las exime de ninguna de las obligaciones que como estado debemos proporcionar a nuestros niños. Servicios de identificación y diagnóstico, terapias, revisión de PEI, asistencia tecnológica entre los muchos otros servicios necesarios para el Desarrollo de nuestros estudiantes seguirán disponibles a través de los medios establecidos por la Secretaría Auxiliar de Educación Especial (SAEE) y el DEPR.

Proceso de solicitud

Anualmente, el DEPR publica una convocatoria para todos los interesados en establecer una escuela EPA. Esta convocatoria contiene las instrucciones particulares de la ventana de solicitudes. El proceso comienza con una carta de intención, donde los interesados describen brevemente cuales son los atributos básicos de su propuesta, indican que tipo de facilidades interesan ocupar y donde estarán localizados, así como someten evidencia de que son una entidad cualificada para solicitar una escuela de esta modalidad, de acuerdo con lo dispuesto por la Ley 85-2018.

Luego de someter la carta de intención el DEPR procede a evaluar la misma e identificar aquellas entidades que cumplen a cabalidad con los requisitos establecidos. Solo a esas entidades el DEPR le autoriza a someter una solicitud completa que pasará por el proceso de evaluación descrito a continuación:

El DEPR estará notificando públicamente quienes fueron las entidades que cumplieron con el proceso de solicitud satisfactoriamente una vez culmine la evaluación de propuestas. A continuación te compartimos la línea de tiempo establecida para el proceso que actualmente esta en curso.